El Endurecimiento del Corazón del Faraón.

Éxodo 4:21 NVI: El Señor le había advertido a Moisés: «Cuando vuelvas a Egipto, no dejes de hacer ante el faraón todos los prodigios que te he dado el poder de realizar. Yo, por mi parte, endureceré su corazón para que no deje ir al pueblo.»

Un tema recurrente en Éxodo es el endurecimiento del corazón del Faraón. Repetidamente, el Faraón no mantiene su palabra y se rehúsa a liberar a los israelitas así como prometió. Al principio, el Faraón endurece su corazón. Entonces Dios endurece el corazón del Faraón. Después de que Dios endurece el corazón del Faraón, él se rehúsa a dejar ir a los israelitas en todas las ocasiones.

Se menciona a Dios endureciendo el corazón del Faraón en: Éxodo 4:21, 7:3, 10:1, 11:10, 14:4, 14:8, 14:17. También lo menciona el apóstol Pablo en Romanos 9:17-18.

Este “endurecimiento” del Faraón es un tema muy importante de tocar para los arminianos. Aparentemente parece indiciar que Dios coaccionó y cambió el corazón del Faraón para que él haga algo que no hubiera hecho de otra manera. Si Dios trabajó de una manera coercitiva con Faraón, presumiblemente, Él podría actuar de maneras similares contra otros. Esto parece contradecir la noción del carácter de Dios de ser intrínsecamente bueno. Si Dios es bueno en un sentido que podamos comprender algo, Él no cambiaría arbitrariamente el corazón de alguien para que haga cosas malas.

Afortunadamente, nosotros podemos confiar de verdad en Dios. Dios es bueno y Su carácter es irreprochable.

Para entender mejor el “endurecimiento” del Faraón, es importante notar que en la palabra hebrea “chazaq” (traducido como “endurecer” en español) no tiene la misma connotación en hebreo como la tiene en español. Chazaq suele ser traducido como “animar”, “reforzar”, “reparar”, “fortificar” y “ayudar”. En la estrategia de Dios en la historia de la humanidad, Forster y Marston notan esto:

En español la frase “corazón duro” tiene para muchas personas un tono de crueldad y falta de arrepentimiento. Entonces “Dios endureció el corazón del Faraón” podría interpretarse que Dios impidió que él se arrepintiese. No estamos diciendo que esos que tradujeron la RV60 u otras versiones tenían esta intención, pero un lector español común podría tener esta impresión (y en nuestra experiencia podemos decir que esto es muy frecuente). Esto puede enredar al lector, ya que la Biblia claramente enseña que Dios no desea que nadie perezca, sino que desea que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. Estamos seguros que Dios hubiera preferido que el Faraón se arrepintiese antes que haber perecido en el Mar Rojo. La paradoja no existiría si recordáramos que una frase en un lenguaje no debería ser equivalente a una frase en otro lenguaje.

Forster y Marston proveyeron un esquema que muestra las ocasiones en que se usa la palabra “chazaq”. Es un término que se utiliza frecuentemente en el Antiguo Testamento (Ellos documentan 55 ejemplos fuera de Éxodo). El único lugar donde “chazaq” es traducido como “endurecer” es cuando se refiere a Faraón en Éxodo. En todas las otras ocasiones, “chazaq” es traducido como “reforzar”, “animar”, “reparar”, “fortificar”, etc.

Aquí hay algunos ejemplos:

Josué fue animado (Deuteronomio 1:38).

Jonathan ayuda a David a encontrar fortaleza en Dios (1 Samuel 23:16).

Los vecinos ayudaron a Judá (Esdras 1:6).

Los levitas ayudaron a los sacerdotes a cumplir su misión (2 Crónicas 29:34).

En los pasajes arriba, “chazaq” describe ayudas o ánimos para alguien con un curso que ya ha decidido. En otras palabras, significa ayudar a alguien a hacer algo que ya había querido hacer.

Lo mismo se aplica a Dios cuando trataba con el Faraón. Dios no cambió el corazón del Faraón para hacer que él quiera matar a los hebreos. El Faraón ya deseaba matarlos. Lo que Dios hizo fue dar al Faraón cierto impulso para seguir lo que ya había decidido hacer. El Faraón fue un hombre malvado, pero también tenía miedo de los hebreos y su Dios. Dios simplemente dio al Faraón la tenacidad para seguir lo que ya había deseado y decidido hacer en su corazón malvado.

Entendiéndolo de esta manera, podemos ver que los tratos de Dios con el Faraón son irreprochables. Como resultado, podemos tener confianza de que el trato que el Señor tiene con nosotros será justo.

MARZO 9, 2011 · 12:19 AM, posteado por Kevin Jackson.

[Este post fue tomado del blog de arminianos wesleyanos (https://wesleyanarminian.wordpress.com/2011/03/09/the-hardening-of-pharaohs-heart/) citado en un post de la Sociedad de los Arminianos Evangélicos (http://evangelicalarminians.org/arminian-principles-for-interpreting-romans-9/)]

2 comentarios sobre “El Endurecimiento del Corazón del Faraón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar