Declaración de Fe – Sociedad de Evangélicos Arminianos.

1. Creemos que las Escrituras tal como fueron dadas originalmente por Dios, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, son la Palabra inspirada de Dios, infalible, totalmente confiable, y la autoridad suprema en todos los asuntos de fe y conducta.

2. Creemos en un solo Dios, Creador de todas las cosas, infinitamente perfecto y eternamente existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, que posee un conocimiento perfecto y exhaustivo del pasado, presente y futuro, y que preserva, regula, gobierna y dirige todas las cosas para que nada en el mundo ocurra sin su causación o permiso. Dios es el autor del bien pero no del mal. Sin embargo, incluso el mal es gobernado por Dios en el sentido de que Dios lo limita y lo dirige a un fin que encaja con su plan y propósito general.

3. Creemos que Jesucristo es plenamente Dios y plenamente humano, habiendo sido concebido por el Espíritu Santo y nacido de la Virgen María. Él vivió una vida sin pecado y murió en la cruz como un sacrificio sustituto para todos los pecadores. Al tercer día se levantó corporalmente y ascendió a la diestra del Padre. Él regresará personal y visiblemente al final de la era para establecer plenamente el Reino de Dios.

4. Creemos que parte del ministerio del Espíritu Santo es glorificar al Señor Jesucristo y, durante esta era, convencer a los pecadores, capacitarlos para creer, regenerar al pecador creyente, y morar, guiar, instruir y capacitar al creyente para vivir piadosamente y servir.

5. Creemos que la humanidad fue creada a la imagen de Dios pero cayó de su estado original sin pecado a través de la desobediencia voluntaria y el engaño de Satanás, resultando en la condenación eterna y la separación de Dios. Por sí mismos y aparte de la gracia de Dios, los seres humanos no pueden pensar, querer ni hacer nada bueno, ni siquiera creer. Pero la gracia preveniente de Dios prepara y permite a los pecadores recibir el regalo gratuito de la salvación ofrecido en Cristo y su evangelio. Sólo a través de la gracia de Dios pueden los pecadores creer y ser regenerados por el Espíritu Santo para salvación y vida espiritual. Es también la gracia de Dios la que permite a los creyentes continuar en la fe así como en el pensamiento, la voluntad y la acción, de modo que todas las buenas obras o movimientos que puedan ser concebidos deben ser atribuidos a la gracia de Dios.

6. Creemos que la sangre derramada de Jesucristo y su resurrección fueron provistas para la salvación de todas las personas, pero son efectivas sólo para aquellos que creen. La muerte y resurrección de Cristo proveen la única base para la justificación y salvación, y sólo aquellos que creen en Jesucristo nacen del Espíritu Santo y así se convierten en hijos de Dios.

7. Creemos que la gracia salvadora de Dios es resistible, que la elección para la salvación está condicionada a la fe en Cristo, y que perseverar en la fe es necesario para la salvación final.

8. Creemos en la resurrección corporal de los muertos; de los creyentes a la bendición eterna y al gozo con el Señor; y de los incrédulos al juicio y al castigo eterno.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s