Un Resumen Conciso de la Perspectiva Corporativa de la Elección y Predestinación (Parte 1)

Aquí tenemos un excelente y conciso resumen de las doctrinas de la elección condicional y predestinación desde una perspectiva corporativa, la cual difiere de la perspectiva arminiana tradicional de la elección basada en una fe prevista según presciencia. Tanto la perspectiva tradicional como la corporativa son permitidas en el SEA, ya que ambos conciben la elección y predestinación como condicionales a la fe en Cristo. Este material viene de la Biblia de estudio “Zondervan’s NIV Life In The Spirit”. A la descripción de las doctrinas de la elección y la predestinación, le siguen algunos comentarios citados del estudio de las notas sobre 1 Pedro 1:2 y Romanos 8:29 para demostrar cómo la perspectiva de la elección corporativa podría tener lugar para la presciencia en la elección (lo cual también es completamente diferente a la perspectiva arminiana tradicional, aunque completamente coherente con la teología arminiana en general, ya que entra dentro del contexto de una perspectiva condicional de la elección y predestinación).

La Elección: El que Dios escoja a aquellos que creen en Cristo es una importante enseñanza del apóstol Pablo (Véase Romanos 8:29-33; 9:6-26; 11:5, 7, 28; Colosenses 3:12; 1 Tesalonicenses 1:4; 2 Tesalonicenses 2:13; Tito 1:1). Elección (En el griego “eklego”) se refiere a Dios escogiendo en Cristo a personas quienes Él destinó a ser santos y sin mancha delante de Él (en referencia a 2 Tesalonicenses 2:13). Pablo ve esta elección como expresando la iniciativa de Dios como un Dios de infinito amor que nos da a nosotros, una creación finita, toda bendición espiritual a través de la obra redentora de Su Hijo (1:3-5). La enseñanza de Pablo sobre la elección implica las siguientes verdades:

(1) La Elección es Cristocéntrica, es decir, la elección de los humanos solamente ocurre en unión con Jesucristo. “Nos escogió en Él” (Efesios 1:4). Jesús mismo es el primero de todos los escogidos de Dios. Con respecto a Jesús, Dios afirma, “He aquí mi siervo, a quien he escogido” (Mateo 12:18; también léase Isaías 42:1 y 1 Pedro 2:4). Cristo, como el Escogido, es el fundamento de nuestro escogimiento. Solamente en unión con Cristo nos volvemos miembros de los escogidos (Efesios 1:4; 6-7; 9-10; 12-13). Nadie es escogido aparte de una unión con Cristo a través de la fe.

(2) La Elección es “en quien tenemos redención por Su sangre” (Efesios 1:7). Dios se propuso, antes de la creación (Efesios 1:4) formar un pueblo a través de la muerte redentora de Cristo en la cruz. Así pues, la elección se fundamenta en la muerte redentora de Cristo para salvarnos de nuestros pecados (Hechos 20:28; Romanos 3:24-26).

(3) La Elección en Cristo es primariamente corporativa, es decir, una elección de un grupo de personas (Efesios 1:4-5, 7, 9). Los escogidos son llamados “el cuerpo de Cristo” (4:12), “mi iglesia” (Mateo 16:18), “pueblo adquirido por Dios”, y la “novia” de Cristo (Apocalipsis 19:7). Por lo tanto, la elección es corporativa y recibe a personas individuales solamente si se identifican y se asocian a sí mismos con el cuerpo de Cristo, la verdadera iglesia (Efesios 1:22-23; léase Robert Shank, Elect in the Son, [Minneapolis: Bethany House Publishers]). Esto ya fue cierto con Israel en el Antiguo Testamento (léase Deuteronomio 29:18-21; también 2 Reyes 21:14).

(4) La Elección para salvación y santidad del cuerpo de Cristo es siempre una certeza. Pero la certeza de la elección de los individuos se mantiene condicional a su estilo de vida personal en la fe en Jesucristo y su perseverancia en unión con Él. Pablo demuestra esto con lo siguiente: (a) El propósito eterno de Dios para la iglesia es que nosotros deberíamos “ser santos y sin mancha delante de Él” (Efesios 1:4). Esto se refiere tanto al perdón de pecados (1:7) como a la pureza de la iglesia como la novia de Cristo. Los escogidos de Dios están siendo guiados por el Espíritu Santo hacia la santidad (Léase Romanos 8:14; Gálatas 5:16-25). El apóstol repetidamente enfatiza este supremo propósito de Dios (Léase Efesios 2:10; 3:14-19; 4:1-3, 13-24; 5:1-18). (b) El cumplimiento de este propósito para la iglesia corporativa es una certeza: Cristo presentará “una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.” (Efesios 5:27). (c) El cumplimiento de este propósito para los individuos en la iglesia es condicional. Cristo nos presentará “santos y sin mancha delante de Él” (Efesios 1:4) solamente si continuamos en la fe. Pablo lo afirma claramente: Cristo “santos y sin mancha e irreprensibles delante de él; si en verdad permanecéis fundados y firmes en la fe, y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído” (Colosenses 1:22-23).

(5) La Elección para salvación en Cristo es ofrecida a todos (Juan 3:16-17; 1 Timoteo 2:4-6; Tito 2:11; Hebreos 2:9) pero se hace actual/real para personas en particular conforme a su arrepentimiento y fe, al ellos aceptar el regalo de Dios de la salvación en Cristo (Efesios 2:8; 3:17; léase también Hechos 20:21; Romanos 1:16; 4:16). Cuando llega a tener fe, el creyente es incorporado en el cuerpo de los escogidos (la iglesia) a través del Espíritu Santo (1 Corintios 12:13), convirtiéndose así en uno de los escogidos. Así, existe tanto la iniciativa de Dios y nuestra respuesta en la Elección (léase Romanos 8:29, 2 Pedro 1:1-11).

Predestinación: La Predestinación (en el griego, “prooizo”) significa “decidir de antemano” y aplica a los propósitos de Dios en relación a la Elección. La Elección es la decisión de Dios, para que las personas en Cristo (la verdadera iglesia) le pertenezcan. La Predestinación comprende lo que ocurre al pueblo de Dios (todos los genuinos creyentes en Cristo).

(1) Dios predestina a Sus escogidos a ser: (a) llamados (Romanos 8:30); (b) justificados (Romanos 3:24, 8:30); (c) glorificados (Romanos 8:30); (d) conformados a la imagen de Su Hijo (Romanos 8:29); (e) santos y sin mancha (Efesios 1:4); (f) adoptados para ser hijos de Dios (Efesios 1:5); (g) redimidos (Efesios 1:7); (h) recipientes de una herencia (Efesios 1:14); (i) para alabanza de Su gloria (Efesios 1:2; 1 Pedro 2:9); (j) recipientes del Espíritu Santo (Efesios 1:13; Gálatas 3:14); y (k) creados para realizar buenas obras (Efesios 2:10).

(2) La Predestinación, así como la Elección, se refiere al cuerpo corporativo de Cristo (esto es, la iglesia espiritual verdadera), y comprende individuos solamente si se asocian con el cuerpo a través de una fe viva en Jesucristo (Efesios 1:5, 7, 13; léase también Hechos 2:38-41; 16:31).

Resumen: En lo concerniente a la Elección y Predestinación, podríamos usar la analogía de un gran barco que se dirige al cielo. El barco (la iglesia) es escogido por Dios para ser Su propio buque. Cristo es el Capitán y Piloto de este barco. Todos aquellos que desean ser parte del barco escogido y su Capitán, pueden hacerlo a través de una fe viva en Cristo (el Capitán), por la cual entran a bordo del barco. Siempre y cuando estén en el barco, en compañía del Capitán, ellos están entre los escogidos. Si deciden abandonar el barco y al Capitán, ellos dejan de ser parte de los escogidos. La Elección siempre es únicamente en unión con el Capitán y Su barco. La Predestinación nos dice acerca del destino del barco y lo que Dios ha preparado para aquellos que permanecen en él. Dios nos invita a todos a subir a bordo del barco escogido a través de la fe en Jesucristo[i].

Nota de la Biblia de estudio “Life in the Spirit” sobre 1 Pedro 1:2 – La presciencia de Dios

Somos “escogidos” para ser el pueblo de Dios según Su presciencia, es decir, de acuerdo a la comprensión particular del conocimiento de Dios sobre Su plan de redención en Cristo para la iglesia, incluso antes de la creación y que la historia humana tenga su inicio (Léase Romanos 8:29). La presciencia es virtualmente sinónimo de la soberanía de Dios y Su propósito visionario de redimir conforme a Su amor eterno. Los “escogidos” son una compañía de verdaderos creyentes, escogidos en armonía con el plan determinado de Dios de redimir a la iglesia por la sangre de Jesucristo a través de la obra santificadora del Espíritu Santo. Todos los creyentes deben participar en la Elección a través de su respuesta de fe y estar dispuestos a confirmar su llamado y elección (Léase 2 Pedro 1:5; 10).

Nota de la Biblia de estudio “Life in the Spirit” sobre Romanos 8:29 – Aquellos a quienes Dios antes conoció

“Antes conoció” en este verso es equivalente a “antes amó” y es usado en el sentido de “direccionar el amor en”, “elegir otorgar amor desde la eternidad” (Léase Éxodo 2:25; Salmos 1:6; Oseas 13:5; Mateo 7:23; 1 Corintios 8:3; Gálatas 4:9; 1 Juan 3:1).

(1) El Conocimiento Previo significa que Dios se propuso desde la eternidad amar y redimir a la raza humana a través de Cristo (Romanos 5:8; Juan 3:16). El recipiente del conocimiento previo de Dios o de Su “amor previo” es afirmado en plural y en referencia a la iglesia. Es decir, el amor previo de Dios es principalmente dirigido al cuerpo corporativo de Cristo (Efesios 1:4; 2:4; 1 Juan 4:19) e incluye solamente individuos que se identifiquen a sí mismos con el cuerpo corporativo a través de la fe perseverante en su unión con Cristo (Juan 15:1-6).

(2) El cuerpo corporativo de Cristo alcanzará la glorificación (Romanos 8:30). Los creyentes individuales no alcanzarán esta glorificación si se separan a sí mismos del cuerpo amado previamente y fallan en mantener su fe en Cristo (Romanos 8:12-14, 17; Colosenses 1:21-23).

—– Fin de la cita de la Biblia de Estudio ——

A riesgo de simplificar, todas las perspectivas corporativas sobre el conocimiento previo o presciencia en la Elección pueden resumirse o explicarse diciendo que, en la perspectiva corporativa de la elección, la Elección según presciencia se refiere a una elección basada en la previa elección de Cristo y el cuerpo corporativo de Dios en Él.

La siguiente parte de este artículo será un listado de varios artículos acerca de la Elección Corporativa. ¡Estaremos actualizando este artículo, incluyendo la parte 2, apenas esté terminada!

[Este post fue tomado del blog de Society of Evangelical Arminians (http://evangelicalarminians.org/a-concise-summary-of-the-corporate-view-of-election-and-predestination/) donde se encuentra el post original]


[i] Life in the Spirit Study Bible, pp. 1854-1855

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar