Richard Coords, “Gracia Evanescente”

Juan Calvino enseñó una doctrina conocida como la Gracia Evanescente, la cual, generalmente, los calvinistas denuncian, pero sin proveer una explicación alternativa. La razón de ser de esta doctrina es explicar por qué a veces los no-escogidos se comportan como si fueron de los escogidos y cómo un no-escogido es capaz de vencer su Depravación Total hasta el punto de actuar y hablar como cualquier otro calvinista. Recuerden que en el calvinismo, los hombres caídos sufren de “Inhabilidad Total”, de tal manera que sin regeneración, no pueden tomar ni siquiera un paso hacia Dios, por lo tanto, la doctrina de la Gracia Evanescente intenta proveer una solución de cómo interpretar textos como Lucas 8:13, el cual muestra que un no-regenerado cree e incluso se goza en el evangelio: “Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la prueba se apartan”.

La solución ofrecida por Juan Calvino es una gracia temporal de forma que habría un puente de la Inhabilidad Total a la Habilidad Temporal:

Juan Calvino: “Que nadie piense que aquellos que se apartan… fueron de los predestinados, llamados de acuerdo al propósito y verdaderos hijos de la promesa. Aquellos que aparentemente viven piadosamente pueden ser llamados hijos de Dios; pero ya que ellos eventualmente vivirán impíamente y mueren en tal impiedad, Dios no los llama a ellos hijos en Su presciencia. Hay hijos de Dios que no nos parecen tales, pero sí lo son para Dios; y están aquellos, quienes presumen ser hijos de Dios o tienen una gracia temporal, que parecen serlo para nosotros, pero no lo son para Dios”[i]

Juan Calvino: “A veces, sin embargo, Él se comunica también con aquellos a quienes Él ilumina solamente por un tiempo, y a quienes posteriormente, en justa retribución por la ingratitud de estos, los abandona y hiere con una mayor ceguera”[ii]

Por lo tanto, con “quienes presumen ser hijos de Dios”, Dios los “ilumina solamente por un tiempo”, entonces, los presuntos no-escogidos, para vencer su inhabilidad, se les provee temporalmente una ilusión de ser uno “de los predestinados”.

Juan Calvino: “Aun así, es correctamente dicho, que los reprobados creen que Dios es propicio con ellos, por cuanto aceptan el regalo de la reconciliación, aunque confusamente y sin el debido discernimiento; no es que ellos sean participantes de la misma fe o regeneración con los hijos de Dios; sino que, con una cobertura de hipocresía, ellos parecen tener un principio de fe en común con ellos. Tampoco niego que incluso Dios ilumina sus mentes hasta el punto de que reconocen Su gracia; pero esta convicción se distingue del peculiar testimonio que da a Sus elegidos, en que los reprobados nunca alcanzan su resultado completo. Cuando Él se muestra propicio a ellos, no lo hace como si Él de verdad los hubiera rescatado de la muerte, y los hubiera llevado bajo Su protección. Él solamente les da una manifestación de Su misericordia presente. Solamente en los electos Él implanta la raíz viva de la fe, de tal manera que ellos perseveren hasta el final. Por tanto, nos mantenemos en el hecho, de que si Dios realmente desplega Su gracia, tiene que durar para siempre. No hay nada inconsistente en esto con el hecho de que Él ilumina a algunos con una sensación presente de gracia, la cual posteriormente prueba ser evanescente”.[iii]

Según Juan Calvino, Dios “se muestra propicio” a los no-elegidos, a los cuales Él “iluminó sus mentes” de tal forma que “reconozcan Su gracia” en un “sensación presente de gracia, la cual posteriormente prueba ser evanescente” a quienes Él “solamente da una manifestación de Su misericordia presente”, aunque “los reprobados nunca alcanzan su resultado completo”. Aunque suena duro que Dios provea, a personas que han nacido no-elegidas, una ilusión de ser salvos, si los calvinistas también creen que la humanidad no es nada más que vasos de barro de quienes Dios hace lo que le plazca, incluso para proveerles una falsa salvación a través de una gracia temporal, entonces los calvinistas tendrían que admitir que tiene una consistencia con su propia teología.

Juan Calvino: “Al que pecare contra mí, a éste raeré yo de mi libro”… Pero el significado es simple: aquellos que son eliminados del libro de la vida son aquellos que consideraron un tiempo ser hijos de Dios, y posteriormente se apartan a su verdadero lugar, así como Pedro ciertamente dice sobre Judas (Hechos 1:16). Pero Juan testifica que estos nunca fueron de nosotros (1 Juan 2:19), porque si lo hubieran sido, no se habrían apartado de nosotros. Lo que Juan expresa brevemente lo hace Ezequiel con mayor detalle (13:9): “No estarán en la congregación de mi pueblo, ni serán inscritos en el libro de la casa de Israel”. La misma solución se aplica a Moisés y Pablo, quienes deseaban ser borrados del libro de la vida (Éxodo 32:32; Romanos 9:3): dejándose llevar por un arrebato de pesar, ellos preferían perecer, si fuera posible, en lugar de que la Iglesia de Dios (tan numerosa como era en ese entonces) perezca. Cuando Cristo dice a Sus discípulos que sus nombres están escritos en los cielos (Lucas 10:20), Él está diciendo que tienen una bendición perpetua de la cual nunca serán despojados. En otras palabras, Cristo claramente y brevemente reconcilia ambos significados, cuando dice: “…Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada” (Mateo 15:13). Porque incluso los reprobados están arraigados a simple vista, y aún así no son plantados por la mano de Dios”[iv]

Juan Calvino comenta sobre Hebreos 6:4-6: “…Ciertamente Dios concede Su Espíritu de regeneración solamente a los elegidos, y que puedan ser distinguidos de los reprobados en el hecho de que ellos fueron renovados a Su imagen, y reciben las arras del Espíritu en la esperanza de una herencia venidera, y por el mismo Espíritu, el evangelio es sellado en sus corazones. Pero no veo razón de que esto impida a Dios de dar a los reprobados una bocada de Su gracia, o iluminar sus mentes con algún destello de Su luz, o afectarlos con un sentido de Su bondad, o hasta cierto punto grabar Su Palabra en sus corazones. De otra manera, ¿dónde quedaría esa fe pasajera de la que habla Marcos (4:17)? Por lo tanto, hay cierto conocimiento en los reprobados, el cual posteriormente se desvanece ya que sus raíces son menos profundas de lo que deberían, o porque se ahoga y se seca”[v]

De esta manera, “los reprobados están arraigados a simple vista” como si fueran uno de los elegidos, los cuales Dios, según Juan Calvino, “ilumina sus mentes con un destello de Su luz” recibiendo “una bocanada de Su gracia” hasta que se gracia temporal “posteriormente se desvanezca”.

El cuadro de mando del calvinismo para la clase especial de los “no-elegidos”:

  • ¿Ellos aceptan el regalo de reconciliación? Sí.
  • ¿Ellos son iluminados por Dios? Sí.
  • ¿Ellos reconocen la gracia de Dios? Sí.
  • ¿Viven piadosamente un tiempo? Sí.
  • ¿Tienen un principio de fe en común con otros cristianos? Sí.
  • ¿Son realmente salvos? No.

Entonces, básicamente, estos pueden ser cualquier calvinista. La diferencia con los no-calvinismo es que Dios es sincero: no da una gracia falsa. Si un hombre es sincero con Dios, Dios es sincero con él. Dios no juega con la gente dándoles solamente la mitad de la medida de Su gracia para luego abandonarlos por algún placer enfermizo. Juan Calvino, sin embargo, parecía deleitarse en tales placeres enfermizos, justificándolos todo.

¿Qué creen los calvinistas?

Mark Talbot: “Nada de lo que yo, o cualquiera, puede decir, garantiza que alguien continuará creyendo. La fe es un regalo de Dios que nosotros no producimos”[vi]

Nuestra respuesta:

En otras palabras, el hecho de que tú creas hoy no es garantía de que seguirás creyendo mañana, o el próximo día, o el día después de este. Solamente puedes esperar lo mejor, de que la salvación monergista obre a tu favor y que tu destino pre-ordenado sea mejor que el de los demás, esperando que tu gracia no sea una temporal que está presente hoy, pero ausente mañana. El verdadero horror de estas afirmaciones es que si realmente hubiera algo como la Gracia Evanescente o la Gracia Temporal, entonces, ¿cómo los calvinistas sabrían si algún día esto se pudiera o no aplicar a ellos, ya que la fe es supuestamente un regalo que ellos no pueden producir por ellos mismos ni tampoco poseen la habilidad de mantenerlo por ellos mismos? Las buenas noticias son que no hay tal cosa como no-elegidos, lo cual significa que Dios no lidia con nadie de manera tan frívola. Si Jesús murió por todos, y si soy parte de aquellos por quienes Él murió, entonces no necesito adivinar si Dios desea o no salvarme, o suponer falsamente que el Dios de la Verdad podría, secretamente, engañarme con ilusiones de concederse alguna trastornada forma de glorificación.

_________________________________________________________________

[Este post fue tomado del blog de Society of Evangelical Arminians (http://evangelicalarminians.org/richard-coords-evanescent-grace/) donde se encuentra el post original]


[i]  Concerning the Eternal Predestination of God (Louisville, Kentucky: Westminster John Knox Press, 1997), 66, (con énfasis del autor).

[ii]  The Institutes of the Christian Religion, Book 3, Chapter 24, Section 8 (Grand Rapids, Michigan: Christian Classics Ethereal Library, translated by Henry Beveridge, 1845), 811, (con énfasis del autor), https://ccel.org/ccel/calvin/institutes.

[iii] Ibid., Book 3, Chapter 2, Section 11, 467, (con énfasis del autor).

[iv] Concerning the Eternal Predestination of God (Louisville, Kentucky: Westminster John Knox Press, 1997), 151-152.

[v] Calvin’s New Testament Commentaries: Hebrews and I and II Peter, translated by W.B. Johnston (Grand Rapids, MI: William B. Eerdmans Publishing Company, 1963), 76.

[vi] Mark Talbot, Sin and Suffering in Calvin’s World.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar