La Presciencia – Richard Coords

La presciencia es la capacidad de poseer conocimiento de antemano de algún evento o proposición. Por ejemplo, Dios dijo del Faraón: «‘Pero yo sé que el rey de Egipto no te permitirá ir, si no es bajo compulsión. Así que extenderé mi mano y golpearé a Egipto con todos mis milagros que haré en medio de él; y después de eso te dejará ir'». (Éxodo 3:19-20) Observe cómo Dios determinó actuar en función de lo que sabía de la intención de una persona.

¿Qué creen los calvinistas?

R.C. Sproul: «La omnisciencia de Dios se refiere al conocimiento total de Dios de todas las cosas actuales y potenciales. Dios conoce no sólo todo lo que es, sino todo lo que podría ser». [140]

R.C. Sproul: «Se dice que Dios conoce todas las contingencias, pero no conoce a ninguna de ellas contingentemente. Dios nunca se dice a sí mismo: ‘Eso depende’. Nada es contingente para él. Él sabe que todas las cosas sucederán porque ordena todo lo que sucede. Esto es crucial para entender la omnisciencia de Dios. Él no sabe lo que va a suceder en virtud de una conjetura excesivamente buena sobre los acontecimientos futuros. Lo sabe con certeza porque lo ha decretado». [141]

R.C. Sproul: «¿Significa esto que todo lo que sucede es la voluntad de Dios? Sí. Agustín matizó esta respuesta añadiendo las palabras ‘en cierto sentido’. Es decir, Dios ordena ‘en cierto sentido’ todo lo que sucede. Nada de lo que ocurre está fuera del alcance de su voluntad soberana». [142]

Nuestra respuesta:

Muchas cosas ocurren fuera de la voluntad de Dios, concretamente el pecado. El hecho de que Dios permita algo no significa necesariamente que lo haya querido como Su primera opción. El concepto es el consentimiento. Por ejemplo, el padre del hijo pródigo no quería que su hijo se fuera como primera opción, pero al final consintió en permitirlo. Además, arraigar la omnisciencia en el determinismo exhaustivo en realidad socava la divinidad. Limitar la presciencia sólo a lo que está decretado no es ciertamente omnisciencia. De este modo, los calvinistas confunden la presciencia con la preordenación, de modo que Dios debe conocer necesariamente lo que decreta. [143]

Laurence Vance: «Para añadir un insulto a la herida, los calvinistas afirman que Dios no podría tener un conocimiento absoluto de los eventos futuros a menos que realmente decrete que sucedan. Esto es un ataque directo a la omnisciencia de Dios. ¿Qué clase de poder se necesita para conocer algo que ya se ha decretado para que tenga lugar?». [144]

Objeción de los calvinistas:

Si la presciencia de Dios es perfecta, y si Dios tiene presciencia de lo que una persona elegirá mañana, entonces las elecciones futuras de esa persona están fijadas, y siendo así fijadas, ¿cómo puede esa persona tener libre albedrío para evitar elegir lo que Dios ya, infaliblemente, sabe que sucederá?

Nuestra respuesta:

En efecto, el futuro está fijado, pero lo fijan todos los que viven en él, ya que cada persona autodetermina sus propias acciones. Conocer de antemano esas elecciones capta la información y no provoca nada. Por ejemplo, ¿el hecho de sostener un espejo frente a una persona provoca su altura y su peso? Al hacer una foto de una persona, ¿la cámara provoca su sexo? El espejo y la cámara captan una imagen, en lugar de causar la existencia del objeto. Así que, si Dios previó que una persona se autodeterminaría algo diferente el día de mañana, entonces la previsión de Dios reflejaría perfectamente eso en su lugar.

En efecto, Dios creó el tiempo mediante la creación en el Génesis de nuestra dimensión de existencia. El paso del tiempo es lo que nos impide percibir todo lo que sucede a la vez, y por eso, si Dios es eterno en el sentido de existir independientemente de nuestra dimensión creada, entonces no podemos considerar la relación de Dios con el tiempo en el mismo nivel en que lo percibe la humanidad. Por la misma razón, al estar limitados actualmente a nuestra dimensión, no podemos relacionarnos con la existencia eterna de Dios.

Daniel Whedon: «La mente de Dios, según el ‘eterno ahora’, es como este espejo, ante el cual puedo estar. Cada movimiento de mi cabeza, de mi mano, de mi cuerpo, es reflejado con perfecta exactitud según ese movimiento el cual es realizado por mí de manera libre y alternativamente. La imagen en el espejo no moldea ni constriñe los movimientos de mi elección, sino que los acepta en toda su libertad, y los representa con precisión en el espejo; el espejo no provoca un acto necesario… El conocimiento divino los toma, no los hace». [145]

Jerry Vines: «El conocimiento de Dios sobre el futuro no determina el futuro al igual que el conocimiento del hombre sobre el pasado no determina el pasado». [146]

Ken Wilson: «Explico esto por analogía de cargar un libro pesado. Pregunto a la clase qué ocurrirá si suelto el libro, si la gravedad no cambia y no interviene ninguna persona. Ellos responden que caerá al suelo. Les pregunto: ¿Están seguros al cien por cien? Responden que sí. Yo respondo: «Entonces, ¿tiene usted una previsión perfecta?» A lo que ellos responden: «Sí». Dejo caer el libro. El libro cae al suelo. Los miro y les digo: «Tú has hecho que el libro cayera al suelo». Ahora entienden por qué la presciencia cristiana no es la causa de los acontecimientos. Ninguna analogía es perfecta, pero sirve para entender la cuestión». [147]

Adrian Rogers: «La presciencia no significa causar que algo ocurra. Algunas personas piensan que, si Dios lo conoce un evento de antemano, entonces Dios hace que dicho evento ocurra. Eso significaría que, porque Dios sabía que va a haber blasfemia o sodomía o violación, Dios hizo que eso ocurriera. Y, por supuesto, Él no hace que esas cosas sucedan. Los astrónomos saben cuando el cometa Halley va a aparecer de nuevo, pero su conocimiento no es la causa de que ocurra. La presciencia significa una cosa: saber de antemano. Dios te ha conocido de antemano a ti y a tu salvación, si tú conoces a Cristo». [148]

Dave Hunt: «Para escapar de la presciencia como base de la predestinación, el calvinista debe establecer otro significado para presciencia/preconocimiento que se ajuste a su teoría». [149]

Los calvinistas a menudo confunden la presciencia con la preordenación al fundamentar la omnisciencia divina exhaustiva en el determinismo divino exhaustivo, de manera que Dios debe conocer necesariamente lo que decreta. [150]

Referencias

140. ¿Qué es la teología reformada? (Grand Rapids, Michigan: Baker Books, 1997), 171.

141. Ibídem, 172, el énfasis es mío.

142. ¿Qué es la teología reformada? (Grand Rapids, Michigan: Baker Books, 1997), 172.

143. Véanse también las discusiones sobre el determinismo, el conocimiento medio y la omnisciencia.

144. The Other Side of Calvinism (Pensacola, Florida: Vance Publications, 1999), 259.

145. Freedom of the Will: A Wesleyan Response to Jonathan Edwards (Eugene, Oregón: Wipf & Stock, 2009), 240.

146. Calvinismo – Un bautista y su elección, http://www.fbcw.org/media/mediacenter/index_demand-2.php?detail&id=195.

147. The Foundation of Augustinian-Calvinism (Regula Fidei Press, 2019), 88.

148. Foundations For Our Faith: A Solid Word For An Unsure Age, Vol. II, A Study In Romans Chapters 5-9 (Memphis, TN: Love Worth Finding, 1998), 91-92.

149. ¿Qué amor es este? Calvinism’s Misrepresentation of God (Bend, Oregón: The Berean Call, 2006), 279. 150. Véanse también los debates sobre el determinismo, el conocimien

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s