Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Aclarando malos entendidos acerca de la Elección Corporativa por Brian Abasciano (Parte 1)

[1]

I. INTRODUCCIÓN

La naturaleza de la elección ha sido por mucho uno de los tópicos más candentes y debatidos en la teología evangélica. La cuestión recae en el corazón del debate entre arminianos y calvinistas, un debate que atrae mucha atención e interés porque últimamente tiene que ver con el carácter de Dios. Pero más allá del atractivo inherente, el desacuerdo entre el arminianismo y calvinismo es válido para aquellos que tienen una visión amplia de Las Escrituras, el debate se ha estado intensificando en los años recientes sin señales de que disminuya debido a factores tales como (1) el reciente resurgimiento del calvinismo en el evangelicalismo (el cual, en su forma popular, debe ser considerado más arminiano que calvinista)[2], (2) la popularidad del internet, a donde, por un lado, multitudes de laicos acuden para obtener información teológica, y por el otro lado, los calvinistas se han estado proliferando, y (3) el advenimiento de perspectivas influyentes como el Teísmo Abierto y la Nueva Perspectiva de Pablo; el primero en directa oposición al calvinismo y el último proveyendo varias ideas que pueden ser eficientemente usadas por los arminianos (independientemente de si estén o no de acuerdo con la perspectiva en general) para sustentar su sistema.

Tradicionalmente, tanto el calvinismo como el arminianismo han concebido la elección para salvación como individual. Esto es, que cada individuo es elegido individualmente para pertenecer a Dios. En esta perspectiva, la elección del cuerpo del pueblo de Dios se refiere a la elección de un grupo como consecuencia de una discreta elección de cada individuo, juntándolos en un grupo de personas que comparten una experiencia de elección individual. La principal diferencia entre las dos posturas ha sido que en la perspectiva calvinista es incondicional mientras que en la arminiana es condicional a la presciencia divina de la fe humana. Pero existe otra perspectiva sobre la elección que deriva de la teología arminiana y que ha llegado a tener un gran apoyo académico: la perspectiva corporativa de la elección. Ciertamente en un texto como Romanos 9, el cual es un pasaje clásico para la doctrina de la elección, la elección corporativa de una clase y otra se ha vuelto el tipo de elección predominante percibida por los intérpretes[3]. Su popularidad probablemente se debe bastante a la creciente sensibilidad de la comunidad académica por la importancia de la matriz judía del cristianismo primitivo y el crédito que los autores neotestamentarios le dan al Antiguo Testamento.

Pero a pesar de su creciente popularidad, la doctrina ha sido criticada por algunos defensores de la elección individual, particularmente calvinistas, cuya posición la contradice directamente[4]. No obstante, estas críticas son equivocadas, mayormente debido a malos entendidos del concepto bíblico de la elección corporativa[5]. Una vez que estos malos entendidos son retirados, debería verse que la elección corporativa es ciertamente la perspectiva de la elección más bíblica, revindicando el acercamiento arminiano a la doctrina, aún si no es tradicionalmente. Por tanto, este artículo primero hará un resumen breve sobre la elección corporativa para entenderla apropiadamente, para posteriormente hablar de los malos entendidos y críticas de la mencionada perspectiva de la elección.

II. EL CONCEPTO DE LA ELECCIÓN CORPORATIVA[6]

II.1. Consideraciones generales

La discusión sobre la elección corporativa ha sido frecuentemente desviada de su curso enfrentando la elección corporativa e individual entre sí. Hasta cierto punto, esto es inevitable porque obviamente hay cierta diferencia entre los conceptos, y el tipo de elección con el que cada uno empieza lleva a posiciones totalmente diferentes en relación a la naturaleza general de la elección. Pero cada tipo de elección se enlaza en parte, lógicamente, con otro tipo de elección. Entonces la cuestión realmente sería cuál tipo de elección es primaria. Es conveniente, con el propósito de evaluar la orientación primaria, hablar en términos de corporativo vs. individual. Pero se debe recordar que las orientaciones primarias son las que tienen que enfrentarse unas a otras, es decir, no quiere decir que la elección corporativa anula cualquier tipo de elección individual y viceversa. Para representar el problema con mayor exactitud, propongo que sería mejor hablar de una elección primariamente corporativa vs. una elección individualista (en oposición a meramente “individual”), aunque sería muy problemático calificar la elección corporativa de esa manera todo el tiempo.

De forma simple, se podría decir que la elección corporativa es la elección de un grupo, la cual está enlazada con la decisión de los miembros individuales en virtud a su membresía en el grupo. Además, los individuos no son escogidos como individuos directamente, sino secundariamente como miembros del grupo escogido. Sin embargo, la elección corporativa necesariamente enlaza un tipo de elección individual por causa inextricable conexión entre cualquier grupo y los individuos que pertenecen a este[7]. Los individuos son escogidos como consecuencia de su membresía en el grupo.

En la elección individualista, por otro lado, concibe un escogimiento directo de individuos como entidades autómatas, lo cual se enlaza con la decisión de un grupo (si uno está envuelto) en virtud al estatus del elegido de los individuos que crearon el grupo. Además, el grupo no es escogido directamente como un grupo, sino secundariamente como una colección de individuos elegidos. En otras palabras, el grupo es escogido como consecuencia del hecho de que cada individuo en el grupo fue individualmente escogido. Si hubiere alguna prominencia otorgada al grupo por encima de los individuos en tal esquema, lo más lejos que podría llegar esta perspectiva sería orientar la elección individual hacia el grupo viendo la elección individual como un escogimiento discreto de un individuo para pertenecer al grupo de aquellos quienes también fueron individualmente escogidos para formar parte del grupo. Por eso, la pregunta real con respecto a la elección del pueblo pactual de Dios sería: ¿cuál elección es primaria, la del grupo, o la individual? Ambas perspectivas son lógicamente coherentes[8], y pueden ser dados ejemplos de la vida diaria concretos para cada tipo de elección.

PARTE 2

[Este post fue tomado del blog de Society of Evangelical Arminians (http://evangelicalarminians.org/brian-abasciano-clearing-up-misconceptions-about-corporate-election/?fbclid=IwAR2ND_W0U2IZOmyAnwJ-U6qi9X18XC2iWWfyoorYt2qz5Q-jolQw-JgBRV8) donde se encuentra el post original]


[1] Brian Abasciano es un profesor adjunto del Nuevo Testamento en Gordon-Conwell Theological Seminary (Boston) y pastor en la Iglesia Faith Community en Hampton, NH. Me gustaría agradecer a las personas que leyeron este artículo y ofrezcan comentarios útiles: Paul Ellingworth, Bill Klein, Tom McCall, Ron Fay, Ben Henshaw, Martin Glynn, y Luke Gowdy.

[2] On this resurgence, see Collin Hansen, “Young, Restless, Reformed,” Christianity Today, September 2006, the by-line of which claims, “Calvinism is making a comeback—and shaking up the church.” Hansen has since published a book on the subject: Young, Restless, Reformed: A Journalist’s Journey with the New Calvinists (Wheaton: Crossway, 2008).

[3] Cf. Brian J. Abasciano, Paul’s Use of the Old Testament in Romans 9.1-9: An Intertextual and Theological Exegesis (JSNTSup/LNTS, 301; London: T & T Clark, 2005) 185. The issue is complicated in the case of Rom 9 because interpreters posit various conceptions of corporate election there, some that take it to be unto service, others as unto salvation, others as merely national/temporal vis-à-vis ethnic Israel, and others that seem to exclude any reference to individuals in the concept. What’s more, some of these conceptions can be mixed with one another to form still other forms of the view. In any case, this article is concerned with Christian election, articulating and defending a concept of corporate election unto salvation that includes individuals within its scope.

[4] See e.g., John Piper, The Justification of God: An Exegetical and Theological Study of Romans 9:1–23 (2nd ed.; Grand Rapids: Baker, 1993); Thomas R. Schreiner, “Does Romans 9 Teach Individual Election unto Salvation? Some Exegetical and Theological Reflections” JETS 36 (1993) 25-40; idem, “Corporate and Individual Election in Romans 9: A Response to Brian Abasciano” JETS 49/2 (June 2006) 373-386; Douglas J. Moo, The Epistle to the Romans (NICNT; Grand Rapids: Eerdmans, 1996) 571, 585-86; idem, “The Theology of Romans 9-11: A Response to E. Elizabeth Johnson” in David M. Hay and Elizabeth E. Johnson (eds.), Pauline Theology III: Romans (Minneapolis: Fortress, 1995, 240-58) 254-58; Peter T. O’Brien, The Letter to the Ephesians (Pillar; Grand Rapids: Eerdmans, 1999) 99; and the response to Clark Pinnock by Bruce A. Ware in Chad Owen Brand (ed.), Perspectives on Election: Five Views (Nashville: Broadman & Holman, 2006) 315-18. Arminian scholars holding to individual election have also objected to corporate election (see e.g., Robert E. Picirilli, Grace, Faith, and Free Will: Contrasting Views of Salvation: Calvinism and Arminianism [Nashville: Randall House, 2002], 50-52; Jack Cottrell, “Conditional Election” in Clark H. Pinnock (ed.), Grace Unlimited [Minneapolis: Bethany Fellowship, 1975, 51-73] 56-60), but they are not as zealous in their opposition.

[5] But to be fair, some objections to corporate election have been in response to inadequate views of the concept such as those that restrict election to service and/or that exclude individuals from its purview; for such a view, see e.g. (in relation to Rom 9), Leon Morris, The Epistle to the Romans (Grand Rapids: Eerdmans, 1988) 356-57. For further examples and a critique of such views, see Schreiner, “Reflections.” But again, to be fair, most advocates of corporate election probably give a place to individuals, understanding individuals to be encompassed in the group to which they belong, even if their language gives the impression that individuals are excluded (which could be true of Morris). Indeed, Schreiner’s critique (“Reflections,” 33-40) of the corporate view argues against a conception of corporate election that denies any place to the individual, even though the representative of corporate election with whom he interacts most does afford a place to individuals in his scheme; see e.g., William W. Klein, The New Chosen People: A Corporate View of Election (Grand Rapids: Zondervan, 1990) 264–65. (Klein has now clarified his position in response to Schreiner in an unpublished paper entitled, “Is Corporate Election Merely Virtual Election? A Case Study in Contextualization,” available online at http://evangelicalarminians.org/Klein-%22Is-Corporate-Election-Merely-Virtual-Election%3F%22.) This leaves Schreiner’s case empty, leveled at what amounts to a straw man version of corporate election; see Brian J. Abasciano, “Corporate Election in Romans 9: A Reply to Thomas Schreiner,” JETS 49/2 (June 2006) 351-71.

[6] I have discussed the concept of corporate election and attempted to articulate the distinction between it and individual election in a prior article (“Election”). Rather than constantly referencing that article for further discussion and explication of many of the issues discussed throughout the present article, I here direct readers’ attention to it generally, and will reserve citation of it for material that is especially important to place before readers of the present essay.

[7] Aún así, un enfoque corporativo significa que no todo lo que es cierto para un grupo es cierto para el individuo

[8] Schreiner actually claims that the corporate election I have described is logically incoherent (“Response,” 375-78), but without question, this is demonstrably false and will be taken up below; see esp. III.3.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s