Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Aclarando malos entendidos acerca de la Elección Corporativa por Brian Abasciano (Parte 4)

III.2.a. La Cabeza Corporativa es el grupo y es escogida primero

Por encima de todo, Dios primero escoge a la cabeza/representante corporativo de tal manera que nunca haya un conjunto vacío. Ciertamente, la cabeza corporative es el fundamento de un grupo y constituye el grupo consigo mismo. Para decirlo sin rodeos y de una manera que indudablemente roza las sensibilidades individualistas, la cabeza corporativa es el grupo, según el principio bíblico de la solidaridad corporativa. Así como 1 Corintios 12:12 lo pone en relación a Cristo, “El cuerpo humano tiene muchas partes, pero las muchas partes forman un cuerpo entero. Lo mismo sucede con el cuerpo de Cristo.[1]. Cristo es tanto una figura individual como corporativa. El grupo es escogido por causa de su asociación con Él y, por tanto, también comparte Su propio escogimiento. Su Elección se extiende a todos aquellos quienes son asociados con Él porque están en Él. Con la cabeza corporativa como locus de la elección, no existe ningún momento en que el pueblo escogido sea un conjunto vacío[2].

La Elección Corporativa del Antiguo Testamento refuta la acusación de que el concepto que carga la elección es simplemente la elección de un conjunto vacío, o al menos desarma completamente la acusación. Ya que el pueblo de Dios veterotestamentario fue escogido en Abraham, Isaac y Jacob/Israel. Jacob fue escogido desde el vientre, y al mismo tiempo sus descendientes fueron escogidos; fueron escogidos en él. “El SEÑOR le respondió: «Tienes a dos naciones dentro de tu vientre. Van a nacer de ti los líderes de dos familias y serán separados. Uno de tus hijos será más fuerte que el otro, y el mayor servirá al menor».” (Génesis 25:23). Nótese cómo Jacob fue totalmente identificado con su gente/pueblo antes que exista. Su elección es la elección de ellos; su destino es el destino de ellos. Ciertamente, ellos serán llamados por su nombre, sea Jacob o Israel. Ambas son designaciones para la nación de Israel en el Antiguo Testamento.

¿Fue Israel un conjunto vacío cuando Jacob fue escogido? Uno podría argumentar esto. Pero entonces tendría que probar demasiado. Se constituiría un argumento en contra del concepto de elección del pueblo de Dios encontrado en el Antiguo Testamento como si de alguna manera no fuese la elección de un pueblo. Ya que Israel fue escogido en Jacob. Esto es, el pueblo de Israel fue escogido como consecuencia de la elección del hombre Israel. Cuando él fue escogido, ellos fueron escogidos. Así como Génesis 25:23 indica, podría decirse que la nación estaba dentro del vientre de Rebeca porque Jacob estaba dentro del vientre de Rebeca. Y así como Malaquías 1:2-3 afirma, Dios amó/escogió al pueblo de Israel por su amado/electo Jacob. El autor de Hebreos podría incluso describir a Leví pagando diezmos en algún nivel antes de nacer porque Abraham pagó diezmos; es decir, pagó diezmos en Abraham (Hebreos 7: 9-10).

Además, mientras que podría ser una tendencia del punto de vista individualista mirar al pueblo de Dios como una nulidad cuando solamente el representante corporativo del pueblo es quien realmente está en el pacto, esto no sería el punto de vista bíblico. Tampoco lo es el punto de vista de descartar Tampoco es probable que se adopte el punto de vista de una cultura colectivista como aquellas en las que se escribieron el Antiguo y el Nuevo Testamento, que consideraba al grupo como primario y al individuo como secundario[3]. El punto de vista individualista no toma en cuenta el principio de solidaridad corporativa que es tan familiar en la Biblia, junto al pensamiento colectivista. En el pensamiento bíblico, el representante corporativo es visto como el constituidor/fundamento del pueblo que él representa desde el principio en su rol representativo, lo cual es lo mismo que decir que lo hizo desde el principio de su propio escogimiento.

Como fue demostrado, no hay un conjunto vacío en la Elección Corporativa. Esto es cierto aún para la elección de la iglesia antes de la fundación del mundo, porque esta elección fue hecha en Cristo, consecuencia de su elección, quien es el fundamento de la elección de Su pueblo en Su rol como Su representante corporativo (Efesios 1:4). Hablaremos de Efesios 1:4 en la siguiente parte; pero antes de hacerlo, es necesario notar que la elección de la iglesia es el cumplimiento de la elección de Israel. Más específicamente, en el Nuevo Testamento Cristo es visto como el verdadero Israel, y por tanto, la iglesia es también considerada ser la verdadera Israel porque está en Cristo (Léase la Sección II en las partes anteriores).

Esto hace que la afirmación de que una elección principalmente corporativa es meramente abstracta sea incluso más hueca de lo que ya se ha demostrado mediante la elección concreta del jefe corporativo, porque la elección de la Iglesia ya está arraigada en la elección corporativa concreta del Israel del Antiguo Testamento. Después de todo, como ya hemos mencionado, los que creen en Cristo son injertados en el pueblo de Dios, que tiene sus raíces en la elección de los patriarcas del Antiguo Testamento (Romanos 11: 17-24), y los creyentes gentiles se incorporan al pueblo de Dios/comunidad de Israel, convirtiéndose en conciudadanos en Israel y miembros de la casa de Dios (Efesios 2: 11-22; nótese especialmente los versos 12 y 19). Este es en realidad el significado del concepto de presciencia que ocasionalmente aparece en torno al concepto de elección (Rom. 8:29; 11: 2; 1 P. 1: 2). Cuando el pueblo de Dios es su objeto, no es que la presciencia se refiera a la fe prevista, sino al reconocimiento previo de un pueblo como socio del pacto de Dios[4]. Cuando se dice que la Iglesia es conocida de antemano, la razón para mencionarla es para enfatizar la continuidad de la Iglesia con el pueblo histórico y legítimo del pacto de Dios para legitimarlo y afirmar su estatus genuino como el pueblo del pacto actual y heredero de las promesas del pacto de Dios. [Este post fue tomado del blog de Society of Evangelical Arminians (http://evangelicalarminians.org/brian-abasciano-clearing-up-misconceptions-about-corporate-election/?fbclid=IwAR2ND_W0U2IZOmyAnwJ-U6qi9X18XC2iWWfyoorYt2qz5Q-jolQw-JgBRV8) donde se encuentra el post original]


[1] Nota del traductor: Traducción NTV, énfasis añadido

[2] En conjunto con este malentendido, Schreiner caricaturiza mi posición nuevamente describiéndola así: “Dios escoge/decide el hecho de que habría una Iglesia de Jesucristo. Entonces los individuos son escogidos para ser parte de Su grupo corporativo, esto es, la Iglesia” (“Response”, 378). Pero la Elección Corporativa no implica meramente que Dios decide el hecho de que habría un grupo. Más bien, Él escoge un representante corporativo, y por tanto, a todo aquél que se encuentre en Él. Schreiner argumenta también que la elección corporativa es solamente la elección de un conjunto vacío basado en la posibilidad hipotética de que nadie elija creer en Cristo, ya que, si nadie cree, entonces no habría un grupo a ser salvo. Pero esta extensión del argumento falla, ya que el fundamento de la elección (corporativa) se encuentra y se enfoca en la cabeza corporativa. También se puede mostrar este error con un ejemplo práctico. En el caso de la elección corporative de la casa de Rahab (léase el malentendido número 3 más adelante) incluso si nadie en la familia de Rahab hubiese estado de acuerdo en estar con ella en su casa cuando Israel atacó Jericó, eso no cambiaría el hecho de que su familia fue ciertamente escogida por Dios, corporativamente y no individualmente; la elección de la familia para salvación no implicaba la decisión de cada miembro individual de ser miembro de la familia o estar relacionado con Rahab. Más allá de eso, es artificial/forzado apelar al hipotético aquí. Eso no es lo que de hecho es, y Duos sabia cómo sería.

[3] On the collectivist worldview that served as the milieu for the biblical authors and its significance for election, see Abasciano, “Election”, esp. 356-358; idem, Romans 9.1-9, 41-44, 187; and the literature cited in these works.

[4] For elective knowledge as acknowledgment of covenant partnership, see Abasciano, Romans 9.1-9, 62- 63.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s